Coches que hicieron felices las Navidades

Marta 21 diciembre, 2013 4

 

 

¿Cuándo le sedujo por primera vez la atracción de las cuatro ruedas? ¿Tal vez cuando era un bebé o con un coche de carreras de chocolate que colgaba del árbol de Navidad y le fascinó con su brillo? ¿O quizás al desenvolver un modelo deportivo del tamaño de una caja de cerillas, cuando abrir y cerrar las puertas y hacer girar las ruedas era una atracción irresistible para sus deditos? Hemos jugado con juegos y coches de juguete desde que apareció el motor de combustión original.  Aquí tiene algunos de los regalos más populares.

Modelos de coches antiguos

Hace más de un siglo, nos entusiasmaban los coches de juguete de latón y estaño. Con detalles auténticos, eran muy frágiles y no resultaban apropiados para jugar con ellos. Pronto llegarían modelos de yeso, madera y hierro más robustos con los que los niños podían jugar. Pero normalmente eran más impresionistas y genéricos, como si, en un mundo movido sobre todo por caballos, la simple idea de un coche movido por un motor ya bastara para maravillarnos.

Máquinas forjadas de ensueño

Después de la Segunda Guerra Mundial, aparecieron miniaturas sólidas y realistas de aleación de zinc forjado con detalles de plástico, cristal y goma. En la década de 1960, los pequeños coleccionistas lanzaban villanos en miniatura con el asiento eyector del Aston Martin de James Bond y disparaban misiles con el obús del Batmóvil. Los vehículos de construcción y camiones «Tonka» de grandes dimensiones eran tan robustos que muchos de ellos todavía pueden verse en yacimientos de arena de todo el mundo.

Coches de carreras en miniatura y Hot Wheels

Desde principios de la década de 1960, los niños competían con miniaturas de coches de carreras en pistas de dos o cuatro carriles, controlando la velocidad con mandos. Las secciones ensamblables permitían crear enormes y amplios circuitos que incluían puentes,
chicanes y curvas peraltadas. Después llegaron los Hot Wheels, pequeños vehículos deportivos pintados en intensos colores que bajaban por rampas a toda velocidad y recorrían pistas naranjas con bucles verticales a increíbles velocidades.

Coches controlados por radio

Cuando la popularidad de los coches de carreras en miniatura se desvaneció a principios de la década de 1970, varios fabricantes se pasaron a los automóviles de controlados por radio. Pronto fue posible elegir entre modelos baratos para jugar y otros modelos más caros para coleccionistas, con monster trucks y buggies de grandes ruedas en ambas categorías. Para ser la envidia del parque más cercano, necesitabas tener uno con un atronador motor de dos tiempos alimentado con nitrometano que podías poner a punto igual que el motor de un coche de tamaño real.

Videojuegos

Desde la década de 1990, los simuladores han permitido reproducir la emoción de seleccionar, competir y personalizar tu propio vehículo de altas prestaciones. Miles de ávidos jugadores han disfrutado con las máquinas exóticas, la atmósfera de las carreras urbanas, los recorridos escénicos y las persecuciones policiales de Need for Speed. En el modo de pantalla partida o por Internet, también podías competir con otros pilotos virtuales. Los verdaderos aficionados tenían Gran Turismo. Los movimientos, gráficos y dinámica de conducción de este juego son tan realistas que muchos campeones de GT llegan a pilotar coches de carreras en la vida real.

Sean cuales sean los regalos automovilísticos que haga o reciba esta Navidad, ¡que los disfrute!

4 Comments »

Leave A Response »